Tuesday, June 22, 2021
Home Local Dispuestos al combate

Dispuestos al combate

Para saber. En el frente de guerra se debe estar constantemente prevenido, aunque no esté presente el enemigo. Pues hay periodos de tregua en que si no se ejercitan los soldados, otro enemigo los vencerá, la pereza. El papa Francisco comentó que la oración requiere también de una lucha constante, pues el silencio y la concentración no son fáciles. La oración da paz, pero es el resultado de la lucha. El papa confesaba que al orar, le viene la tentación de hacer otras cosas que parecen más importantes. Pero después se ve que no eran esenciales. El enemigo nos engaña así.

Para pensar. El papa Francisco recordó un suceso que vivió en Argentina. Un matrimonio tenía una hija de nueve años muy grave. En el hospital, el médico les dijo: “La niña no pasará de esta noche”. El papá, de fe grande, no se dio por vencido. Salió llorando, dejó a la mujer con la niña, tomó el tren e hizo 70 kilómetros a la Basílica de la Virgen de Luján, patrona de Argentina. Llegó de noche y estaba cerrada, pero él se aferró a las rejas de la Basílica y pasó toda la noche rezando a la virgen. Volvió y encontró a su esposa sonriente que le dijo: “No sé qué ha pasado; los médicos dicen que está totalmente curada”. Concluía el papa: “Esto lo he visto yo: la oración hace milagros. Y si no se cumple la gracia, nos dará otra que veremos después. Es necesario combatir para pedir la gracia.

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

¡Gracias por suscribirte!

Revisa tu bandeja de entrada para confirmar tu e-mail y empezar a recibir las últimas noticias

Aprovecha y da el siguiente paso

Recibe nuestras alertas de noticias para no perderte de nada

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Configurar notificaciones

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Para vivir. Los peores enemigos de la oración están en nosotros: el desaliento ante la sequedad, la decepción por no ser escuchados según nosotros, la tentación del activismo. Estemos seguros de que al rezar nunca estamos solos y en tiempos de oscuridad, Jesús siempre está a nuestro lado, nos sostiene y nos protege. (articulosdog@gmail.com) 

Ver más

Previous article4T, regreso al PRI de los 70
Next articleEl Rosario
- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments