Friday, May 14, 2021
Home Local La revolución maderista y la matanza de chinos en Torreón. 1911 (PRIMERA...

La revolución maderista y la matanza de chinos en Torreón. 1911 (PRIMERA PARTE)

Dividiré mis comentarios en dos partes, en la primera, referiré el inicio de la Revolución Maderista en la Laguna, y en la segunda, como parte de este hecho, el de la matanza de personas de nacionalidad china, acontecida el 15 de mayo de 1911, en Torreón, Coahuila, y las repercusiones diplomáticas y políticas de tal suceso.Como sabemos, Madero, tras su escapatoria de San Luis Potosí, antes de pasar la frontera para dirigirse a San Antonio, Texas, firmó El Plan de San Luís con fecha, 5 de octubre de 1910. El diecisiete de octubre, envía con Cayetano Trejo, un comunicado a Venustiano Carranza, donde le hace saber su resolución de iniciar “el levantamiento general”, el 20 de noviembre, previa distribución que haría de los manifiestos entre la gente de mayor confianza. Le encomienda la tarea de insurrección a Carranza, al tiempo que le dice que le corresponderá asumir la gubernatura provisional, por al antecedente de haber sido candidato del pueblo: como recordarán en una contienda que perdió ante Jesús de Valle: 61408 votos, contra 598. Recordemos también, el desencanto de Madero ante la imposibilidad de entrar por Piedras Negras, aquel día 20, para encabezar el levantamiento armado, movimiento que inició con demasiada lentitud. Fue hasta principios de abril de 1911, que la revolución fue cobrando fuerza en la región suroeste de Coahuila; la toma de Parras inflamó el ánimo revolucionario y el movimiento creció; entonces pequeñas partidas de insurgentes atacaba ranchos y haciendas. Por otro lado, el combate en San Pedro de las Colonia, del 23 de abril, obligó a concentrar en Torreón los destacamentos de Nazas, Velardeña, Mapimí, Viesca, Matamoros y Gómez Palacio.En Torreón, el general Emiliano Lojero, jefe de armas, dispuso medidas encaminadas a la defensa de la plaza. En los cerros próximos se situaron tropas y voluntarios con algunas piezas de artillería y ametralladoras; también se reforzó la guardia en los edificios públicos.El día 25, desde la madrugada y hasta las primeras horas de la mañana llegaron a Torreón las autoridades de San Pedro y de Matamoros. Dos días después, un enviado de Emilio Madero, Macrino Martínez, (quien después actuará como Juez Instructor al investigar la matanza de chinos) entró disfrazado a la ciudad a levantar un plano de los puntos fortificados dentro de Torreón, mientras sus hombres cortaban los hilos telegráficos. Emilio Lojero, mandó cavar zanjas y le¬vantar parapetos, y distribuyó su fuerza en puntos estraté-gicos. A los Amarrillos, voluntarios de Nuevo León se asignó la defensa del costado oriental de las afueras, a lo largo del Ferrocarril Internacional Mexicano y del Coahuila-Pacífico, y también decidió apostarlos en las casas de las huertas que los chinos cultivaban en ese rumbo. El 2 de mayo Torreón se encontraba perfectamente preparado para resistir cualquier ataque por parte de los rebeldes. Ciudad Lerdo se convirtió en el centro de operaciones revolucionario, allí concentraron los insurgentes de Agustín Castro, del cabecilla Triana, y una columna despachada por Moya, de mil combatientes, así, hicieron más de dos mil efectivos. Los defensores eran setecientos, con abundante parque y buena artillería. El correo procedente de Torreón reportaba que toda el área rural estaba en manos de los rebeldes. Las líneas telegráficas a lo largo del ferrocarril nacional estaban fuera de servicio.Se expidieron proclamas haciendo saber a los habitantes, las penas de los Códigos Militar y del Fuero Común para los que atentarán contra la seguridad del Ejército, para los espías, conspiradores, propagandistas o sediciosos y se expidió un decreto, para restringir la circulación de gente en lugares públicos.En tanto las fuerzas insurrectas, habían aumentado sus fuerzas con hombres de Cuencamé, Nazas, Mapimí, San Pedro de las Colonias, Matamoros de la Laguna, promoviendo el levantamiento de los peones de la comarca y ocupando Matamoros. En vista del número de los rebeldes que ama¬gaban Torreón, el jefe político, convocó a los comerciantes y empresarios más acaudalados, y a los cónsules extranjeros. La reunión se realizó en el local de la Asociación Reformista del Imperio Chino, donde propuso se organizara un contingente armado y se sumara a las tropas federales. Ninguno de los asistentes aprobó la proposición. El 10 de mayo, los chinos celebraron junta en el mismo lugar. Se recordó a los presentes los discursos xenofóbicos que exhortaban a matar los españoles primero, y después a los chinos, pronunciados, el 16 de septiembre de 1910, en la plaza principal de Torreón. La multitud entonces apedreó los comercios chinos, rompiendo las ventanas. Se acordó que no presentarían ninguna resistencia, pero, según testimonios, -cuando se realizó la investigación a causa de los hechos sangrientos-, Lojero convenció a los chinos a presentar resistencia armada, pues se afirmó en las averiguaciones oficiales, que se habían encontrado armas y parque del usado por el ejército federal en el Banco Chino y con el cual supuestamente habían atacado a los maderistas. El primer ataque formal se realizó el sábado 13 de mayo, por los cuatro puntos cardinales. Entre los atacantes del sur y del este se contaban Benjamín Argumedo, Sabino Flores, Agustín Castro y su gente. En las primeras horas de la mañana, Benjamín Argumedo, llegó hasta el rancho de la Rosita, al oriente de Torreón, combatiendo en las huertas de los chinos. Por el poniente Jesús Flores, Tomas Huitron y Rufino Castillo y más tarde por todos los rumbos, como hormigas llegaban al ataque de la plaza, las tropas revolucionarias.Pero ojo, según el informe oficial federal de esta batalla dice: En este día se observó más persistente el fuego hacía a nuestras tropas desde algunas casas situadas dentro del perímetro fortificado. Es decir, los guerrilleros maderistas o simpatizantes atacaron a los federales apostados en los edificios altos; también fueron el blanco de francotiradores que se encontraban posicionados en viviendas particulares, los que se movilizaban por las calles.En la madrugada del día 15, Emiliano Lojero, abandonó la plaza.  A las cinco de la mañana no quedaba en Torreón un solo oficial, ni soldado del gobierno, y el pueblo hervía en las calles. El relato de un testigo dice: “Desde las ventanas del Chalet Wulff se podía ver, una gran horda simplemente esperando. Estos eran paisanos, no soldados, que habían venido, desde tan lejos como Zacatecas a saquear Torreón cuando fuera tomada…”Se esparció el rumor que los chinos estaban disparando sobre los maderistas desde el edificio del Banco Chino y del Casino. En respuesta los revolucionarios atracaron el restaurante de Park Jan Jong, donde rompieron la puerta y mataron a propietarios, empleados y clientes. De ahí siguieron a la Mercería de Hoo Nam, donde, subieron a todos al segundo piso de la casa para matarlos allí. Continuaron a la tienda de Mar Young, un comerciante de pieles y robaron todo. La multitud siguió a la tienda de King Chaw y Perking, que fue completamente saqueada. El siguiente lugar fue la tienda Shanghai, tomando los víveres y matando a todos los que se encontraban allí. Después siguió la tienda de Yoo Hop; de ella sacaron a rastra a 13 chinos a quienes en la calle, los mataron con cuchillos y machetes.
Ver más

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments